miércoles, 16 de octubre de 2013

El "tri". Por Ulises Miranda


A veces encuentro mi propio blog no aburrido pero si tedioso. Los temas de los que se hablan son muy recurrentes en las platicas comunes de la sociedad donde vivo, incluso a veces pienso que la poca imaginación que tengo la estoy perdiendo (si no es que ya la perdí).

Pero trato de explotar esos temas de un punto de vista que, desde el mío, es diferente al de los demás.

Y toda esa introducción por mi tema siguiente, uno que a la mayoría de nosotros nos guste o no, causa enojo y odio contra el: La Selección Mexicana de Football.

Decidí copiarle a un amigo su gran artículo sobre lo que opina del mal desempeño de la selección mexicana de soccer y esto es lo que piensa:

Ayer por la noche me reuní con unos amigos (como hacemos la mayoría de los amantes amateurs)  para ver el partido decisivo entre las selecciones de Costa Rica y México, donde el último se disputaba la posición número cuatro (de seis) para pasar no directamente al mundial en Brasil, sino que ese lugar es para ir al repechaje y entrar de panzazo a la competencia. México no solo perdió un partido, se dejo vencer ante rivales que nunca antes habían dado problema alguno incluso jugando de locales.

Con un marcador final de 2-1 favor Costa Rica, donde la selección solo tenía que empatar para ir al repechaje, Estados Unidos llego al ataque con su banca jugando de titulares para salvarnos de lo que parecía iba a ser la derrota más dolorosa de la historia. Muchos dicen que la culpa es del entrenador, sinceramente creo que es de los jugadores, aunque yo no soy experto.

Pero siento que hay que empezar por lo básico para ampliar el contexto del problema.

Así como el catolicismo es la religión con más seguidores en el país, el football en México es el deporte con más seguidores del país (incluso creo que más que a la religión mencionada) y es  por eso que la gente que se queja de la situación actual del país y su ÚNICA distracción “sana” que es el football, donde estas personas gastan mucho dinero, no les retribuye y esto lleva a que uno de sus motivadores externos más fuertes deje de serlo. La gente eventualmente deja de trabajar con el gusto de antes, produce menos y se pierde el sentido de uno de sus incentivos más fuertes… El football.

En lo económico se dice que se pueden perder de entre 600 hasta 1,400 mdd, además de que México representa el 7.1% de las personas que irían a Brasil a la competencia, afectando directamente a los 3000 millones de dólares que se planean recibir en Brasil. http://www.excelsior.com.mx/adrenalina/2013/09/11/918177

No estoy de acuerdo con que dependamos tanto como nación de algo como el football (yo no lo hago), pero eso no implica que en este momento no le demos esa importancia. Si un día dejamos de depender directamente de este deporte  voy a estar contento, pero al final de cuentas yo no soy el país y esta es su motivación, por eso, la selección, nuestros representantes en el football internacional tienen la obligación de no solo calificar al mundial, sino que un día de estos intenten ganarlo con las ganas, el corazón y los “eggs” con las que dos selecciones Sub-17 (2005 y 2011) han ganado el mundial de su categoría sin quejarse de los jugadores contrincantes o de los pésimos árbitros que parece que abundan como las hojas secas en otoño.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada